728 x 90
728 x 90

Destacado 2015 | Israel Astoraime Canales: De vendedor ambulante a empresario textil

Israel Astoraime Canales - Destacado 2015

Los sueños, sueños son, dicen, hasta que por cuenta propia los hacemos realidad. Eso bien puede resumir la vida de Israel Astoraime Canales, el empresario textil que un día decidió abandonar su tierra natal, Villa de Arma, el distrito de la provincia más fría de Huancavelica: Castrovirreyna, donde ciertas montañas pueden superar los cinco mil metros sobre el nivel del mar. Después, la ruta desciende hasta tocar las olas saladas en la costa de Chincha.

israel-astoraime-canales-revista-de-los-emprendedores-destacados-2015-lima-peru-3Desde muy joven, quizá empujado por la pobreza en que vivía su familia dedicada a la agricultura y la artesanía textil, hizo sus primeros negocios. Viajaba a Chincha y en acémilas hacía el camino de regreso por los 100 kilómetros que separa la costa de Villa de Arma, transportando frutas y panes. Después, hacía su agosto vendiéndoselas a sus paisanos. Ahora, mientras revela algunos detalles de su vida, su memoria regresa a sus 15 años.

—A esa edad —dice— ya me inquietaba ser comerciante, porque mis hermanos por parte de mi madre ya se dedicaban al comercio ambulatorio en la capital.

Para que empiece su vida de negociante su padre le prestó 500 soles, con cuyas ganancias se compró «por primera vez, un par de chimpunes y una pelota de cuero de 24 paños».

Reconocido como símbolo del emprendimiento, por su ejemplar trayectoria empresarial, por su innovación y perseverancia para los negocios.

Había en él, sin embargo, un deseo que se convertiría después en la fuerza vital que lo empujó a abandonar la gélida Castrovirreyna. Un día, culminado sus estudios primarios, se levantó a las tres de la madrugada, con el «primer canto del gallo», se abrigó con un poncho, se calzó sandalias de caucho y con un costalillo al hombro, se echó a caminar doce horas por un sendero propio del campo, hasta que, ya en la carretera, un camión lo llevó a Chincha. De allí fue fácil enrumbar a Lima, la ciudad capital, a donde llegó el 30 de diciembre de 1963. El adolescente Israel anhelaba reencontrarse con su mamá —separada de su padre— a quien no veía hace siete años. Allí, un llanto la unió a su progenitora, otra vez.

En la «gris» Lima, lo acogieron sus hermanos Albino, Luciano y Agustín, quienes ya se dedicaban al comercio informal

.-.-.-.
Un día de 1988. Durante el primer gobierno de un joven Alan García, pese a los problemas económicos que atravesaba el país, Israel ya se había convertido en un exitoso empresario textil e inauguraba por todo lo alto —como debería ser— su primera planta de producción destinada a la exportación. García era el invitado del más alto honor.

—Saludamos el sacrificio y el esfuerzo sin retroceso —dijo el dignatario de la nación— sin desánimo de Israel Astoraime. Aprecio y admiro a los hombres que como él, con su trabajo, saben triunfar.

Y elogió la trayectoria del empresario: «Desde el primer corte de tela vendido en las calles hasta construir esta fábrica sólida que da trabajo a cientos de trabajadores».

.-.-.-.

Sin perder tiempo, ya en Lima, el huancavelicano que se unía a los miles de provincianos que desde la década de 1950 conquistaron la capital, se matricula en la sección nocturna del colegio Melitón Carbajal. El día lo necesitaba para trabajar como comerciante ambulante. Dos años después, en 1965, con su primer ahorro de cien soles, producto de su esfuerzo, logró independizarse y hacer su camino en la vida privada. Cuando en 1969 empieza a estudiar Administración de Empresas en el IPAE, ya se había convertido en distribuidor, mientras sus hermanos continuaban en la venta ambulatoria.

Dice que entonces, encomendando su suerte en una moneda, decidió dedicarse íntegramente a su trabajo. Tenía 23 años cuando compró su primer vehículo para el reparto de los productos que distribuía: telas, que, como no existía importación libre, las conseguía de los mayoristas, entre ellos el apurimeño Guizado, en Gamarra, de la fábrica Universal Textil y otros.

—Juntaba los retazos para venderlos a mis colegas ambulantes —dice.

israel-astoraime-canales-revista-de-los-emprendedores-destacados-2015-lima-peru-21973. Crea su primera empresa comercial en una oficina de diez metros cuadrados. 1975. Abre otras dos tiendas de 80 metros cuadrados. Otro en Chiclayo. Y otras en otras ciudades. 1979. Adquiere 10 telares usados. De 1984 a 1990; años maravillosos: a pesar de la crisis económica del país, moderniza su industria con máquinas de última tecnología a lo que denomina «proyecto genial al servicio de cualquier exigencia textil».

Su marca — Asttex Corporation— se posiciona en el mercado nacional, ofreciendo desde hilados hasta confecciones con calidad de exportación. Incursiona en la importación, aliándose con Cotler, Jordache, Pierre Cardin. En su mejor momento fue proveedor de importantes marcas como Topy Top y Pieers. Huancavelica lo reconoce como “Hijo Ilustre y Pionero de la Industria Textil”.

A pasar de la recesión económica de 1990 y los problemas políticos posteriores, que le generaron endeudamiento, en diez años pagó sus deudas y continúa hasta hoy: ha invertido en la producción de cochinilla y quinua.

¿Su secreto para triunfar?

—Trabajar 16 horas y descansar ocho. No pensar en los fracasos.

Y seguir soñando. ¶

Hombre solidario por naturaleza

• Donó un terreno de 1,000 m2., en la zona industrial de Zarate el año 1989 a los residentes de Villa de Arma asentados en Lima, convirtiéndose en un gran club social con un área de 2,500 m2.

• Gestor de la construcción de la carretera principal de Chincha a Villa de Arma – Huancavelica y sus respectivos puentes, para mejorar la calidad de vida de los huancavelicanos.

• Donó e implementó una biblioteca para el colegio donde cursó estudios en su tierra natal.

• El año 1997 gestionó señal de televisión en la Plaza de Armas de Villa de Arma para llevar educación y entretenimiento a toda la comunidad.

• Gestor de la declaratoria de patrimonio cultural a Villa de Arma, por ser la ruta del mercurio de la época colonial.

• Gestor de la ampliación de la carretera Chincha – Villa de Arma – Huancavelica para su próximo asfaltado.

• Gestor de la Reestructuración del puente Huancho.

Lo que podemos resumir es que La Tierra del Mercurio cuenta con empresarios dedicados no únicamente por el abastecimiento e incremento de las cifras en el comercio, si no que contribuyen con el desarrollo de su región y que realmente aman a su tierra.

About The Author

Somos Corporación de Prensa Especializada, nuestro compromiso es brindarles un producto y/o servicio de calidad. Por ello nos sentimos orgullosos de haber impuesto por primera vez, desde el 2006, en Huancayo la primera Agenda – Guía Ejecutiva y Turística de toda la región Junín, la cual es considerada por las autoridades, empresarios, ejecutivos, funcionarios y personas comunes como gran aporte educativo y turístico de esta parte de la zona centro.

Related posts